facebook instagram pinterest search twitter youtube whatsapp linkedin thumbup

TRAIL RUNNING VS RUNNING EN ASFALTO: PRINCIPALES DIFERENCIAS

La principal diferencia entre el running en asfalto y el trail running es que correr por la montaña es más técnico. Los cambiantes terrenos y superficies, y las colinas y los arroyos que te encontrarás en las rutas de trail hacen que sea una experiencia más variada en comparación con las firmes y estáticas rutas sobre asfalto.

Es debido a esta fundamental diferencia que, si quieres pasarte al trail running, es conveniente que lo hagas de forma gradual.

NO RECORRAS DEMASIADA DISTANCIA

No esperes recorrer tu distancia habitual en rutas de trail, al menos no de forma inmediata. Correr sobre terrenos blandos como tierra, arena o gravilla, además de todas las curvas y recodos que te encontrarás por el camino, requerirá un mayor esfuerzo y gasto energético por tu parte.

En vez de centrarte en los kilómetros, sal a correr durante un periodo de tiempo determinado. Camina cuando lo necesites y controla tu frecuencia cardíaca para asegurarte de que no entras demasiado pronto en la zona roja.

Trabaja en tus tiempos en una ruta durante varias semanas para evitar un esfuerzo excesivo y lesionarte innecesariamente.

VE ALTERNANDO

La buena noticia es que no tienes por qué hacer solo una cosa o la otra. Prueba a alternar entre el trail running y las carreras sobre asfalto: son una combinación excelente. De hecho, el trail running puede hacerte más rápido sobre el asfalto y a la vez te permite darle un respiro a tus articulaciones al correr sobre un terreno más blando, con menor impacto.

El trail running también te obligará a utilizar grupos musculares ligeramente diferentes a los habituales, ayudándote a trabajar tus puntos débiles y a mejorar tu velocidad cuando vuelvas a correr sobre asfalto.

CAMBIA TUS ZAPATILLAS DE RUNNING

Aunque al principio puedas salir a correr con tus zapatillas de siempre, invertir en calzado específico para trail running te resultará más cómodo y te ayudará a evitar lesiones.

El calzado de trail te brinda más estabilidad para proteger tus tobillos, piernas y rodillas, y también te ofrecerá un agarre superior en diversas superficies a las que acabarás enfrentándote.

CÉNTRATE EN OTROS DATOS

En los senderos, lo mejor es olvidarse de las métricas que sueles monitorizar cuando corres sobre asfalto.

Si tu objetivo es lograr un estado de calma y relajación, lo mejor es no centrarse en las métricas durante la ruta. En su lugar, puedes analizar los datos registrados al terminar el entrenamiento. Esta puede ser una buena forma de motivarte, ya que verás cuánto estás esforzándote y cómo mejora tu forma física.

Si te obsesionan los datos y no concibes correr sin guiarte por algunas métricas, estas dos te ayudarán a mantener un nivel de esfuerzo equilibrado:

POTENCIA DE CARRERA

En las rutas de trail, las diferencias en el terreno y los cambios de altitud pueden hacer que resulte difícil evaluar el esfuerzo en base al ritmo. Sin embargo, monitorizar la potencia puede ser más útil, ya que es una forma más precisa de mantener un esfuerzo constante y medir la carga de trabajo.

Esto se debe a que la potencia de carrera mide la carga externa de tus carreras y reacciona a los cambios al instante. Puesto que la frecuencia cardíaca suele reaccionar algo más despacio, es recomendable combinar la frecuencia cardíaca y la potencia de carrera en las rutas de trail para establecer el ritmo.

FRECUENCIA CARDÍACA

Controlar tu frecuencia cardíaca puede ayudarte a no realizar un esfuerzo excesivo. Los diferentes terrenos y las superficies irregulares obligan a tu cuerpo a trabajar de forma muy diferente a cuando corres sobre asfalto.

Es por eso que tu frecuencia cardíaca será más alta, aunque tu ritmo sea más lento. Simplemente piensa que tu cuerpo terminará adaptándose y tu frecuencia cardíaca se reducirá con el tiempo.

CONSEJOS PROFESIONALES DEL CORREDOR MICHAEL WARDIAN

«Creo que lo más importante que deben tener en cuenta los corredores de asfalto al probar el trail running es que tardarán más tiempo en recorrer los mismos kilómetros, o que en los senderos correr al mismo ritmo que en asfalto requiere un mayor esfuerzo. Hay que invertir mucha energía en prestar atención a donde colocar los pies.»

«Los corredores de asfalto también tendrán que acostumbrarse a no ver dónde pisan, especialmente al correr en terrenos con hierba alta o senderos estrechos, ya que puede afectar a la marcha. Pero, como todo, es solo cuestión de práctica.»

Si te ha gustado esta publicación, no te olvides de compartirla para que otros también la puedan encontrar.

Ten en cuenta que la información de los artículos de Polar blog no pretende sustituir el asesoramiento de un profesional sanitario. Consulta a tu médico antes de empezar un nuevo programa de fitness.

¿No quieres perderte nada? Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar al tanto.