5 factores que influyen en tu frecuencia cardíaca mientras corres

Martes, August 9, 2016

Las fluctuaciones en tu frecuencia cardíaca en carrera son normales

Si has prestado atención a tu frecuencia cardíaca durante un largo periodo de tiempo sabes que cambia de un entrenamiento a otro. La misma ruta puede que ayer hubiera sido fácil pero de golpe hoy parece que tu mundo se ha inclinado un 2%.

Es completamente normal, todo lo hemos experimentado.

La intensidad de tu entrenamiento y el nivel aeróbico actual de tu estado físco no son las únicas cosas que influyen en tu frecuencia cardíaca. Aquí tienes 5 factores que pueden explicar los cambios en tu ritmo cardíaco.

 

1. La ACTIVIDAD QUE ESTÁS REALIZANDO

La frecuencia cardíaca cambia con las diferentes actividades ya que involucran diferentes músculos. Correr una pista de obstáculos es diferente a hacer steps en el gimnasio ya que activas grupos musculares más grandes.

Correr normalmente provoca una frecuencia cardíaca más elevada durante un stress test, así como el ciclismo o la natación los ritmos cardíacas pueden ser 10-15 pulsaciones por debajo en el mismo test.

 

  2. EL CALOR Y LA HUMEDAD.

Cuando la temperatura y la humedad suben, también lo hace tu frecuencia cardíaca. De hecho tu frecuencia cardíaca incrementará gradualmente aunque tu ritmo no cambie.

Tu cuerpo intenta enfriarse durante el ejercicio normalmente sudando. La humedad reduce la efectividad del sudor con lo cual tu temperatura corporal sube a la vez que tu frecuencia cardíaca.

Si hace calor pero no hay humedad, cómo en un típico día de carrera en el desierto, tu frecuencia cardíaca seguirá siendo alta por el trabajo extra que tu corazón debe hacer para enfriar tu cuerpo.

En estas condiciones tu ritmo cardíaca puede subir entre 5 y 10 pulsaciones. Sin necesidad de sudar puedes utilizar tu ritmo cardíaco para percibir el esfuerzo y tus sensaciones para marcar el ritmo.

 

3. NECESITAMOS AGUA, MUCHO AGUA

Hidratación. Hidratación. Hidratación. Las tres cosas más importantes cuando se trata de…mantenerse hidratado.

Parece fácil. Pero también es fácil de olvidar.

Si no estás bien hidratado tu frecuencia cardíaca incrementa porqué el volumen de tu sangre disminuye y tu cuerpo está bajo en aquellos fluidos que necesita para mantener la temperatura corporal.

El hecho de deshidratrse no no sólo pasa en el desierto, puede pasar también con frío.

Si notas que tu frecuencia cardíaca aumenta sin un cambio en el ritmo de carrera será mejor incrementar la ingesta de líquidos.

 

4. COMPRUEBA TU ALTITUD

Hay una razón por la cual escalar el Everest es tan difícil. En realidad son varias, pero una de las más importantes es la baja presión de aire en elevadas altitudes.

Con una presión de aire reducida, hay menos presión para dirigir el oxígeno a tus pulmones. Menos presión significa que tu corazón tiene que trabajar más para aportar suficiente oxígeno a los músculos que están trabajando. Y otra vez tendremos una frecuencia cardíaca a un ritmo determinado.

Afortunadamente tu cuerpo se adapta a la altitud al cabo de unos días o un par de semanas. Si fueras a los Alpes necesitarías bajar el ritmo para mantener tu frecuencia cardíaca en una zona adecuada. Además antes de salir por esas carreteras de montaña recuerda que la recuperación es más lenta debido al esfuerzo en las alturas.

Así que entrena mucho, descansa más.

 

5. GASOLINA PARA TU CUERPO

Estos son los tres tipos de alimento para tu organismo: hidratos de carbono, grasa y proteínas.

Cuando la intensidad del ejercicio incrementa quemas proporcionalmente más hidratos de carbono y menos grasas. (El metabolismo de la proteína y bastante bajo.) Aún en intensidades muy bajas siempre necesitas algo de hidratos para quemar grasas.

¿Pero qué tiene que ver todo esto con la frecuencia cardíaca?

Si los hidratos de carbono empiezan a menguar te será muy difícil mantener tu ritmo a una frecuencia cardíaca determinada. En otras palabras, es  muy probable que te prometas a ti mismo no correr nunca más. Y mientras eso sucede tu frecuencia cardíaca caerá empicado.

Esta situación se remedia comiendo alimentos altos en hidratos. Como regla general siempre lleva contigo algún tipo de alimento para salidas de más de 2 horas.