POLAR EN LA MARATON DE BARCELONA

02/03/2009

La presente edición de la Maratón de Barcelona que se celebró el pasado 1 de marzo ha basado su promoción en las pulsaciones de los atletas. Se trata de un factor clave de los entrenamientos y del control de una carrera. Y si hay una compañía que puede hablar con autoridad en este terreno, esa es la finlandesa POLAR que hace ya más de 30 años hizo posible que los deportistas pudieran contar con esta información clave durante sus prácticas deportivas.


Ahora, ya transcurrido mucho tiempo, POLAR sigue innovando y presentando novedades tecnológicas que permiten hacer más saludable la práctica deportiva, adecuar los entrenamientos a las características y objetivos de cada persona, así como llevar un control absoluto en las carreras. En esta línea, POLAR presentó en su stand de la Feria del Corredor que se celebra en paralelo a la Maratón, su más avanzada herramienta: el RS800CX.



Además de funciones llevadas hasta el extremo de la precisión como las que controlan la velocidad, la distancia, la frecuencia cardíaca o el gasto calórico, el nuevo modelo permite al acabar el entrenamiento o carrera transferir en un ordenador el recorrido a un mapa interactivo como puede ser Google Earth. El RS800CX se compone de la unidad de pulsera, la cinta transmisora (colocada alrededor del tórax) y el censor GR GPS.



Además de presentar el POLAR RS800CX, el stand de la marca finlandesa contó el sábado 28 de febrero con la presencia del ‘ultra fondista' Ricardo Abad que desde el pasado 1 de enero está llevando a cabo el reto POLAR 100 con el que recorre toda la geografía española a base de una maratón diaria.

Esta proeza puede seguirse cada día a través de la página web www.polariberica.es. Ricardo Abad explica cada día sus sensaciones y además ofrece todos los datos que va recogiendo con el pulsómetro POLAR RS800CX Multi (con sensor GPS G3).

Esta no es la primera aventura extrema que intenta Ricardo Abad. En 2008 cruzó España desde Tarifa a San Sebastián (1.220 kilómetros) en 14 días y 5 horas. Esta hazaña la hizo en beneficio de la ONG Aldeas Infantiles y le valió el premio Deporte con Corazón que anualmente concede POLAR.