facebook instagram pinterest search twitter youtube whatsapp linkedin thumbup

Los hipopresivos y sus beneficios

Cada vez son más las mujeres y hombres que presentan algún problema relacionado con el suelo pélvico, ya bien sea por la actividad física y el deporte, o bien las mujeres después del parto… algo que dejamos de lado y no prestamos mucha atención y es un GRAN ERROR.

La actividad postural del periné está fuertemente comprometida por los aumentos de presión abdominal y de ello resultan disfunciones relacionadas con la relajación muscular del periné, siendo la mujer la más afectada por la presencia de diferentes daños en esta zona.

Uno de los aspectos más evidentes o mejor dicho, uno de los problemas que más porcentaje de población tiene, es la pérdida de orina, un aspecto que muchas mujeres lo ven como algo normal mientras practican deporte y es una gran alarma, ya que eso significa que el daño ya está hecho.

La pérdida involuntaria de orina, está asociada con el aumento de la presión abdominal, que ocurre al reír, estornudar, toser, subir escaleras u otro esfuerzo físico. Con lo cual podemos observar que no solamente es causado por la actividad física, sino que también por acciones de la vida cotidiana. Por eso es importante tener esta zona muy fuerte para que cualquier acción no altere ni afecte de manera negativa nuestro suelo pélvico.

¿Qué es el suelo pélvico?

El SUELO PÉLVICO es un conjunto de músculos y ligamentos antigravitatorios que se encuentran en la base de la pelvis. Se incluye dentro del sistema core, los músculos profundos que forman las paredes que “encierran” nuestro tronco: el abdomen, el diafragma, los oblicuos, la musculatura lumbar y el suelo pélvico.

Su función más conocida es la de retener las vísceras del abdomen y la pelvis, es decir, sostener el aparato digestivo, urinario y reproductor.

Así pues, es el responsable de controlar la continencia urinaria y anal. Se trata de un juego de presiones, cierres y aperturas, que nos permite retener o evacuar la orina y la bola fecal. Pero este proceso de contracciones no es innato, sino que es un aprendizaje que hemos hecho cuando comenzamos a dejar de utilizar el pañal y se ha convertido en un impulso natural de nuestro cuerpo.

El suelo pélvico, a pesar de ser una de las partes más importantes del cuerpo, sigue siendo el gran desconocido. Por eso es muy importante añadir en vuestras rutinas el trabajo consciente de la respiración, la postura corporal e hipopresivos.

¿Qué son los hipopresivos?

Los HIPOPRESIVOS consisten en la realización de posturas y movimientos que, combinados con diversas técnicas hipopresivas, buscan disminuir la presión en las cavidades torácica, abdominal y pélvica.

¿Cuáles son sus beneficios?

Con la práctica de hipopresivos conseguirás:

  • Tonificar la musculatura abdomino-perineal.
  • Aportar mejoras posturales.
  • Prevenir todo tipo de hernias (abdominales, vaginales…)
  • Regular y/o mejorar los parámetros respiratorios.
  • Prevención y/o reducción de los síntomas de incontinencia.
  • Mejora de la gestión de la presión intra-abdominal.
  • Aumentar y regular los factores vascularizantes.
  • Prevención de lesiones articulares y musculares.
  • Proporcionar una eficaz protección lumbo-pélvica.
  • Como todo ejercicio físico, proporcionar bienestar y placer.

¿Te animas? Una práctica consciente, es una práctica saludable.

Si te ha gustado esta publicación, no te olvides de compartirla para que otros también la puedan encontrar.

Ten en cuenta que la información de los artículos de Polar blog no pretende sustituir el asesoramiento de un profesional sanitario. Consulta a tu médico antes de empezar un nuevo programa de fitness.

¿No quieres perderte nada? Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar al tanto.